La disposición de la batalla
Retrato de Don Juan joven   Μiniatura con retrato de Alí Bajá La reunión de las fuerzas de la Santa Liga
Jefe de las fuerzas occidentales fue designado, por solicitud de Felipe II, su hermanastro don Juan de Austria, que estaba a bordo del buque insignia La Real. Los barcos aliados zarparon de Barcelona, Génova, Roma, Venecia, Malta, Corfú y Creta con el fin de reunirse en Mesina, Italia. El 17 de septiembre de 1571 la flota occidental contaba con más de 270 barcos (206 galeras, 6 galeazas y 70 fragatas, junto con algunos barcos auxiliares) en los que viajaban cerca de 28.000 hombres, de los cuales 8.000 se calcula que eran griegos, que servían como mercenarios. Junto con los remeros y el resto de personal auxiliar, los recursos humanos según calculos de algunos historiadores ascendían a unos 70.000 hombres.
La reunión de las fuerzas del Imperio Otomano

Al enterarse de la reunión de la flota de la Santa Liga, el sultán otomano Selim II, procedió a la preparación de una flota mayor. La fuerza naval de los otomanos consistía en la flota otomana, activa durante la campaña en Chipre (desde 1570), y las fuerzas aliadas de El Cairo y Argel. En total las naves llegaban a 328, de las cuales 208 eran galeras otomanas, 56 eran galeotas y 64 fustas (naves auxiliares).
En cabeza iba Muezzinzade Ali Pasha (Alí Bajá), quien estaba a bordo del buque insignia la Sultana. La mayor parte de la flota se reunió al principio en Corfú y las vecinas costas albanesas, donde permaneció durante todo el mes de agosto. A finales del verano, sin embargo, y ya que el riesgo de un conflicto empezaba a alejarse, la flota otomana se dirigió a Lepanto.
Región de Grecia Occidental
ESPA logo
Proyecto cofinanciado por la Comunidad Europea - Fondo Europeo de Desarrollo Regional
ESPA logo