Protagonistas de las fuerzas de la Santa Liga

   Felipe II de España y  María Tudor de Inglaterra Retrato del Papa Pío V, de El Greco Don Juan de Austria Retrato de Agustino Barbarigo, de Paolo Veronese   Retrato de Sebastián Veniero, de Tintoretto (Viena, Kunsthistorisches Museum) Retrato de Marco Antonio Colonna, realizado por Scipione Pulzone. (Roma, Galleria Colonna) Retrato de Juan Andrea Doria, grabado de Domenicos Custos.    La estatua de Miguel de Cervantes en Lepanto Felipe II de España

Felipe II era hijo de Carlos V, rey del Sacro Imperio Romano y de España, y de Isabel de Portugal. Nacido en 1527 en Valladolid, España, y pasó su infancia hasta 1539 en Castilla. Por eso se sintió siempre español y no alemán, un hecho que más adelante le impidió que se sintiera realmente soberano del Sacro Imperio Romano. Felipe recibió una educación excelente. Viendo el talento de su hijo, Carlos decidió en 1543 nombrarlo virrey de España. Así que con 16 años Felipe en esencia tenía el gobierno del estado más grande de su época, con territorios en todos los continentes conocidos por entonces. En 1554 Felipe se casó con María Tudor, reina de Inglaterra, que entonces tenía 37 años. Fue un acto puramente político que tuvo como resultado la breve unión de los dos reinos, que terminó con la muerte de María en 1558. En 1555 Felipe se vio obligado a renunciar a su sucesión al trono del Sacro Imperio Romano debido a las objeciones de su tío Fernando, quien se había proclamado Rey de los Romanos desde 1531 y aspiraba a ceder el título del emperador a su hijo Maximiliano. Pero Carlos había tomado precauciones para que su hijo le sucediera en los Países Bajos, donde permaneció Felipe durante los primeros años de su reino. A pesar de que actuaba como monarca absoluto, su poder estaba limitado por la creciente burocracia del palacio y también por las rebeliones, como la de los mauritanos de Granada en 1569, que acabó con su dispersión en otras provincias. Su apodo “el Prudente” no tenía que ver con su política económica, ya que en su reinado España llegó cuatro veces a la quiebra. Por otro lado, fue la época de mayor poder del país en la escena política internacional y también de su mayor extensión territorial.


Papa Pío V
El Papa Pío V, nacido Antonio Ghiselieri, pertenecía a la orden de los frailes dominicanos, un hecho que marcó su futura política. Nacido en 1504 cerca de Milán, se hizo monje en 1518 con 14 años. En 1528 fue ordenado sacerdote y empezó su carrera eclesiástica. Sus opiniones sobre la limitación de la frivolidad y de los gastos de los sacerdotes molestaron a muchos. Pero en 1566, con la muerte repentina del Papa Pío IV, fue elegido Papa y tomo el nombre de Pío V. En los 6 años de su cargo logró muchas cosas: organizó la contrarreforma, asesto golpes decisivos a los hugonotes de Francia, limitó los gastos del clero, impuso austeridad y purificación moral en su manera de vivir, impuso rituales concretos en la misa católica y en general aplicó fielmente las decisiones del concilio de Trento, del cual había sido uno de los principales inspiradores. En 1571, después de la caída de Chipre ante los otomanos, reanimó la Santa Liga, que había permanecido en estado letárgico tras la batalla naval de Préveza en 1538, y activó la coalición de potencias que condujo a la victoriosa para las fuerzas occidentales batalla de Lepanto. Murió al año siguiente, 1572, y fue proclamado santo de la Iglesia Católica.


Don Juan de Austria
Hijo ilegítimo de Carlos V y hermanastro de Felipe II, nacido en 1547. Su madre era cantante y su padre tomó medidas para que Juan se alejara pronto de ella. Se dice que su padre le tenía un cariño especial y durante el último año de su vida le tuvo cerca de él, para poder verlo. Después de la muerte de Carlos, Felipe llamó a Juan y le reveló que era hijo del emperador, haciéndolo a continuación miembro de la corte y concediéndole una fortuna importante. Carlos deseaba una carrera eclesiástica para su hijo, pero Juan pronto entró en el campo militar. En 1565 participó en la fuerza expedicionaria española que reforzaba la defensa de Malta contra los otomanos. En 1568, con solo 21 años, fue nombrado por Felipe comandante general de la flota y de la armada española. Tuvo un papel decisivo en la campaña para la represión de los mauritanos rebeldes en Granada. Cuando volvió ya se había preparado la expedición a Chipre para el refuerzo de la defensa de la isla, dentro del marco de la “Santa Liga". Don Juan fue designado comandante de las fuerzas cristianas y el resultado exitoso de la batalla se considera hasta cierto punto su éxito personal.


Agustín Barbarigo
Agustín Barbarigo fue un noble veneciano, descendiente de una de las más grandes familias de Venecia. Su antepasado del mismo nombre fue Dogo en la época de gran prosperidad y expansıón de Venecia. En sus días Venecia anexionó a Chipre y otras tierras del este del Mediterráneo. Se mostró cauteloso la víspera de la batalla, pensando que no deberían entrar en un conflicto directo con la flota otomana. Sus galeras se enfrentaron a las galeotas otomanas en el flanco izquierdo de la formación. Luchó valientemente y perdió su vida en el combate.


Sebastián Veniero
Sebastián Veniero nació en Venecia alrededor de 1496. Su familia tenía relación con Grecia, especialmente con Citera, ya que varios de sus parientes y antepasados habían servido como gobernantes de la isla. Había trabajado como abogado y había asumido varios cargos administratıvos en la República de Venecia. En 1570 ocupaba el puesto del procurator, y frente al nuevo conflicto con el Imperio Otomano para la ocupación de Chipre, fue designado por la Serenísima República comandante de su flota. En la batalla de Lepanto fue comandante general de las fuerzas venecianas. La victoria le dio mucha popularidad. En 1577 fue elegido Dogo, un puesto que ocupó por un año, hasta su muerte en 1578 a los 82 años.


Marco Antonio Colonna
Fue descendiente de una de las más ilustres familias de Lacio, que en el siglo XVI estaba en poder del Papa y del reino de Sicilia, el cual entonces se encontraba bajo soberanía española. En la guerra contra Siena (1553-54) fue comandante general de la infantería española. Con la consolidación de la Santa Liga para el enfrentamiento con los otomanos, se le asignó el mando de la flota papal. A continuación don Juan de Austria le eligió como jefe general de la flota de las fuerzas occidentales. De vuelta a Italia “cobró” su éxito consiguiendo puestos todavía más altos: fue designado comandante general de la flota papal y en 1577 Felipe II le nombró virrey de Sicilia. Murió en 1584.  


Juan Andrea Doria
Sobrino nieto e hijo adoptivo del noble genovés Andrea Doria, el general que estuvo al mando de las fuerzas del Imperio Habsburgo durante el reino de Carlos V y de las fuerzas navales de la Santa Liga en el catastrófico combate naval de Préveza en 1538. De su tío heredó el título del Príncipe de Melfi.

Juan Andrea ocupó el puesto de almirante de Génova en 1556. En 1560 se enfrentó en la batalla naval de Yerba con Pialí Bajá, quien al final consiguió vencer, reconquistando así la ciudad de Túnez. En la batalla de Lepanto, a pesar de las objeciones de los venecianos, se le dio el mando del ala o flanco derecha de la flota aliada.



Miguel de Cervantes
Aunque fue un simple soldado en la batalla de Lepanto, Miguel de Cervantes merece ser mencionado, no sólo por haber sido uno de los mayores autores hispanos de todos los tiempos, sino porque en su famosa obra “Don Quijote de la Mancha” incluye valiosas informaciones para la batalla. Nació el 1547 en Alcalà de Henares, una pequeña ciudad a unas 15 millas de Madrid. Sus padres, atrapados en una boda de interés, se mudaban a menudo. Él decidió seguir la carrera aventurera del militar y se alistó en la marina española en 1570. Estaba inactivo cuando en 1571 embarco en la galera Marquesa con rumbo al mar Jónico y Lepanto. Aunque estaba enfermo con fiebre el día de la batalla, se negó a quedarse en la cama y subió a cubierta para luchar. Luchó valientemente y sufrió tres heridas, dos en el pecho y una en el brazo o mano mano izquierda, o ızquıerdo que acabó inutilizado. Después de su recuperación, que duro 6 meses, siguió trabajando en la marina como mensajero punto en 1575 la nave donde se encontraba cayó en manos de piratas argelinos. Cervantes pasó unos cinco años como prisionero en Argel y al final fue liberado gracias al dinero que reunieron sus padres y la Orden de la Santa Trinidad, que cuidaba de los cautivos. La experiencia de su estancia en Argel le sirvió como materia prima para escribir su obra maestra, don Quijote. Él mismo solía decir, refiriéndose a su mano izquierda inútil, que había sido inutilizada ”para que fuera mayor la gloria de su mano derecha”.
Región de Grecia Occidental
ESPA logo
Proyecto cofinanciado por la Comunidad Europea - Fondo Europeo de Desarrollo Regional
ESPA logo