El Puerto De Lepanto
Reseña histórica: el puerto y su significado estratégico y comercial
   El puerto de Lepanto La funmdación de la ciudad de Lepanto y de su puerto está estrechamente vinculada con su situación estratégica, ya que se encuentra en un punto clave de las comunicaciones entre el Peloponeso y Grecia Central, controlando también la entrada oeste del golfo de Corinto. En la antigüedad Lepanto desempeñó un papel importante como estación naval, sobre todo en los acontecimientos de las guerras mesenias y más tarde de la guerra peloponesíaca. En la época bizantina la ciudad y su puerto se consolidan como una de las mas importantes bases de atraque de la flota bizantina en sus operaciones hacia el oeste (siglo IX). En las fuentes históricas es mencionada como estación intermedia en los viajes de contacto diplomático con el Occidente (desde el siglo X) y también comunica por carretera con Constantinopla. En el período de la primera dominación veneciana (1407-1499), Lepanto tuvo un gran auge comercial y demográfico, especialmente después de la conquista de Patras por Constantino Paleólogo en 1429, cuando recibió parte del tráfico comercial de esta. Fue una importante estación comercial intermedia para el transporte de algodón, trigo y sal para toda la red de territorios venecianos del este del Mediterráneo. Después de la conquista otomana en 1499, Lepanto se fortificó todavía más gracias a la edificación del castillo de Antírrio, que junto a su castillo gemelo de Río, en la costa del Peloponeso enfrente de Lepanto, se llamaban “Pequeños Dardanelos”. En el siglo XVII en el puerto funcionaba una autoridad aduanera que imponía tasas para el uso del puerto en los barcos que entraban y salían. Los productos que se transportaban eran cuero, aceite, arroz, tabaco y cereales. Pero en la misma época el puerto y el asentamiento se convirtieron en base de piratas, provocando así una gran disminución de la actividad comercial de la ciudad, que pasó a llamarse “Pequeño Argel”.

Fuentes
    El muelle del este y la torreta veneciana  Información importante sobre el puerto de Lepanto se halla en los textos de los viajeros que en ocasiones visitaron la ciudad. El barón Louis Deshayes (1625) decía que el castillo y el pequeño puerto de la ciudad se habían convertido en “nidos corsarios” que se llamaban “bravos”. Más información suministra el médico Jacob Spon (1675-1676). Según sus observaciones el pequeño puerto, con una entrada de unos 50 pies de ancho y un diámetro de 500 pies, estaba cerrado con una cadena, así que sólo podían entrar barcos de tamaño pequeño y mediano. George Wheler (¿1676?) se refiere, entre otras cosas, al comercio de Lepanto y a sus productos, especialmente de las pieles de zorro buenas y baratas. También señala que todos los que salían del golfo de Lepanto pagaban un arancel aduanero de 3% al emir. Por el texto de Bernard Randolph (1675) sabemos que había 20 cañones en la fortaleza, mientras que el puerto elíptico que se cerraba con cadena, aunque tenía muchos puestos, estaba protegido tan sólo por 3 o 4 cañones. Marco Vincenzo Coronelli describe el castillo de la ciudad y su pequeño puerto (de 60 pies de largo) como refugio del infame pirata Durak Bey. El médico y diplomático F. Pouqueville por otro lado, en el siglo XVIII, considera el puerto una “miniatura”, adecuado sólo para pequeñas embarcaciones. Tiene forma de herradura y puede cerrarse con una cadena.
Las representaciones de Lepanto y de su puerto también son especialmente interesantes. La más antigua data del año 1499 y se trata de un plano de fortificaciones que está en los archivos de Venecia. Dos micrografías de manuscritos otomanos del siglo XVI representan con minuciosos gráficos el castillo y el puerto. La primera está en el museo del Top Kapi Saray (una copia fiel se conserva en la colección del Museo Benakis) y la segunda fue ejecutada por el pintor otomano Nasuh Matrakçi. Los viajeros Spon y Coronelli también han representado en o con dibujos quizas o graficamente diseños la ciudad de Lepanto.


Descripción arquitectónica
  Vista del puertoEl puerto de Lepanto, en su forma actual, forma parte de las fortificaciones venecianas que se realizaron durante el período de la primera dominación veneciana (1407-1499). Tiene forma de herradura, con una entrada de 35 metros de ancho. Dos torretas controlan el acercamiento de los barcos en los extremos del muelle este y oeste respectivamente. En la torreta del este hay un faro náutico y una placa de mármol recordatoria de la batalla de 1571. A corta distancia del muelle del este, se conserva hasta hoy la Mezquita Fethiye. En el muelle oeste, se alza la estatua del marinero Yorgos Anemoyianis que tuvo una muerte atroz intentando volar un barco turco en el puerto de Lepanto durante la Revolución Griega. (1821). Hacia el oeste las excavaciones de investigación del VIII Eforado de Antigüedades Bizantinas y Postbizantinas sacaron a luz troneras de cañones y la forma arquitectónica de la puerta principal.
Hoy en día en el asentamiento tradicional y en el puerto de Lepanto, lugar que frecuentan pescadores locales y centro de atracción para numerosos yates privados, los visitantes pueden percibir imágenes del pasado, algunas aún intactas por el paso de los años.
Región de Grecia Occidental
ESPA logo
Proyecto cofinanciado por la Comunidad Europea - Fondo Europeo de Desarrollo Regional
ESPA logo